Categorías



Mi cesta

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Confirmar

Newsletter

Harina de arroz Dayelet 400 gr.

DAYELET HARINA DE ARROZ BLANCO resulta ideal para su uso en panadería, repostería y galletería sin gluten, pues permite combinarse con toda clase de harinas, aportando consistencia y finura a las masas.

Más detalles

Indicarme cuando esté disponible


4,30 €


 

Peso:  400 gr.

DAYELET HARINA DE ARROZ BLANCO resulta ideal para su uso en panadería, repostería y galletería sin gluten, pues permite combinarse con toda clase de harinas, aportando consistencia y finura a las masas.

No se recomienda utilizarla en proporciones muy altas con respecto a las otras harinas. Su sabor neutro combina muy bien con lácteos y frutos secos. 

Absorbe menos aceite que otras harinas por lo que en la cocina se usa para enharinar y preparar rebozados y tempuras. 

También funciona para espesar salsas, cremas, bechamel, confeccionar galletas, crepes, fideos y tallarines.

DAYELET HARINA DE ARROZ está especialmente indicada para todas las personas con celiaquía, con intolerancia al gluten, o con dietas de descanso del trigo o dietas de control de peso. 

Índice Glucémico Muy Alto= 85.

Información nutricional:  360 kcal/1512 kJ por 100 g. Grasas: 1,5%.  de las cuales saturadas 0,4%. Hidratos de carbono: 79%. De los cuales son polioles: 0%. Azúcares: 1,3%. 

Almidones: 77,7%. Fibra alimentaria: 0,5%. Proteínas: 7%. Sal: 0,07%.

DAYELET HARINA DE ARROZ contiene algo más de carbohidratos ramificados, es decir, de absorción más lenta, de ahí las propiedades más digestivas del arroz que lo hacen imprescindible en la alimentación infantil.

Alérgenos:  No contiene gluten, azúcar, lactosa, huevo, soja, fructosa, colesterol ni sal

En su aporte de proteínas contiene niacina por lo que se complementa bien con el maíz, sin embargo no contiene lisina que debe suplementarse con legumbres. 

Debido a que su caducidad es de seis meses, se recomienda guardarla en un envase cerrado, protegida de la luz y en lugares secos y frescos. 

Para duraciones largas  y para evitar enranciamientos, conviene conservarla en nevera y con envase hermético.